Opinión

“Ratzinger, en la hoguera”: Las profundas razones o, mejor, todas las razones

Un extenso reportaje, aparecido en El País de Madrid el domingo pasado, nos habla de ese "resto" que algunos subrepticiamente ocultan

Abril: mes de mártires colombianos

Breve historia de los siete jóvenes colombianos, de la Orden de San Juan de Dios, martirizados en la Guerra Civil española

‘Coincidentia oppositorum’ en la personalidad del Papa

En artículo publicado el pasado 27 de marzo en el 'Corriere della Sera', el reconocido intelectual italiano Vittorio Messori habla sobre la figura de Benedicto XVI, en el contexto de los recientes ataques que ha sufrido

Los signos, y la Anunciación de Fra Angelico en un ejercicio de trascendencia

Existe un a veces misterioso, ¡pero cuán real!, vínculo entre formas, colores, sabores, olores, figuras, texturas -en fin, elementos sensibles- y bienes espirituales

Isaac Newton, ¿alquimista?

El formulador de las leyes de la dinámica, tiene insólitas facetas de su personalidad, menos conocidas

Cuando Dios derramó sobre la tierra su caja de colores

"Me gritaste, y desfondaste mi sordera. Relampagueaste, resplandeciste, y tu resplandor disipó mi ceguera. Exhalaste tus perfumes, respiré hondo y suspiro por ti. Te he paladeado, y me muero de hambre y de sed. Me has tocado, y ardo en deseos de tu paz"

El hombre a quien Dios quiso llamar "Padre"

Semblanza del Patriarca San José, aquel que tuvo como misión ser custodio de María Santísima y padre adoptivo de la Segunda Persona de la Trinidad

La "loca de la casa", Chambord y la búsqueda de la felicidad

Antes de existir en la realidad las maravillas hechas por el hombre existieron en la imaginación. La imaginación puede ser un poderoso instrumento en la búsqueda de la perfección

El Papa que fue abofeteado

Fue un esbirro del rey francés Felipe IV. Tal vez el hecho haya precipitado la decadencia de la Edad Media, pero posiblemente también retrasó 300 años el absolutismo monárquico

La Universo–terapia y la Aristocracia del Espíritu

“Abre, pues, los ojos, acerca los oídos de tu alma, despliega los labios y aplica el corazón, porque en todas las criaturas puedes ver, oír, alabar, amar y reverenciar, ensalzar y honrar a tu Dios”