En medio de la crisis, Cardenal Venezolano, llama a mantener viva la luz de la esperanza

 

Caracas (Jueves, 06-12-2018, Gaudium Press) "En medio de esta noche oscura, mantenemos viva la luz de la esperanza", esto fue lo que dijo el Cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, durante la "Misa de la Esperanza ", que presidió el 1º de diciembre, víspera del Adviento, a las 11:00 horas en la Plaza de Bolívar de Chacao, Caracas.

El Cardenal señaló que en medio de la crisis y las dificultades, como gente de Iglesia y de fe, "trabajamos por mantener viva la llama de la esperanza, para anunciar que somos Pueblo de Dios que camina en el desierto, en medio de la adversidad inhumana, pero que no nos resignamos porque el Señor a quien esperamos es un Dios de vivos, no de muertos".

En este sentido, el purpurado hizo eco de palabras del Papa Francisco, quien ha llamado en reiteradas ocasiones a mantener la esperanza, "qué no nos roben la esperanza".

Facebook -Arquidiócesis de Caracas.jpg
Cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo / Foto: FB-Arquidiócesis de Caracas.

Al respecto, el Administrador Apostólico de Caracas preguntó: "¿Cómo hacerlo?". Sobre lo cual respondió: "En primer lugar, vivamos el tiempo del adviento como preparación a la navidad, retomando las bellas tradiciones venezolanas de este tiempo".

Llamó a poner la mirada en el pesebre de Belén, permitiendo que nazca Jesús en cada hogar, y a no perder ésta tradición: "El pesebre en cada hogar, hecho con cariño e ilusión, no es una simple tradición. Es poner en nuestra casa el misterio completo de la Navidad: Jesús nace en un pesebre, rodeado de animalitos y pastores. A lo lejos están los palacios y las luces resplandecientes de los que no se ocupan de los pobres. Y todo lo que adorna el pesebre no es otra cosa sino el símbolo de la alegría de rodear aquel singular nacimiento de cosas bellas y hermosas. No dejemos perder esta bella tradición".

Señalando que al igual que María y José, quienes enfrentaron dificultades antes del nacimiento y mantuvieron la esperanza, los venezolanos deben tener esa mirada: "de esperanza, de construcción de bien, de arrancar del corazón los pesimismos y los odios".

"No nos dejemos robar el sentido más propio de este tiempo que es el ser conscientes de que el bien se construye desde la debilidad del pesebre, desde la sencillez de la vida cotidiana, desde la ternura y la atención en el hogar y en el vecindario", agregó el Cardenal.

El también Arzobispo de Mérida, llamó a vivir Adviento y Navidad en solidaridad, sobre todo en los momentos de compartir: "La parranda nace como una continuación de la celebración en la que se distribuye algo para saciar el hambre y el frío. Es decir por la ayuda mutua. Que este año ese compartir tenga como primer recipiendario a los enfermos, a los más pobres de la comunidad, a los niños desnutridos".

Con información de Aciprensa.