Papa reconoció el martirio de un hermano lasallista, de los EE.UU.

 

Ciudad del Vaticano (Jueves, 08-11-2018, Gaudium Press) El Papa Francisco ha reconocido el martirio del hermano lasallista James Miller, quien fue asesinado por encapuchados en Guatemala en 1982.

Asimismo, el Pontífice ha hecho un reconocimiento del hermano Michael Giedrojc, religioso agustino del S. XV, nacido en Lituania y muerto en Cracovia, reconocimiento que al manifestar que a lo largo de los siglos el hermano ha sido venerado por miles de católicos, equivale a una beatificación.

Igualmente el Pontífice ha reconocido los milagros atribuidos a la intercesión de Edvige Carboni y Benedetta Bianchi Porro, laicas italianas, con lo cual queda allanado el camino a su beatificación. También ha reconocido el martirio de nueve víctimas de la guerra civil española, Ángel Cuartas Cristóbal y ocho de sus compañeros en el seminario de Oviedo, asesinados entre 1934 y 1937, y el martirio de Mariano Mullerat Soldevila, médico, esposo y padre asesinado en el año de 1936.

El Hermano James

1.png

Con el reconocimiento del martirio del Hermano James está abierto el camino a su beatificación, que aún no tiene fecha y lugar de realización.

James Miller conoce a los lasallistas en el Pacelli High School, en los EE.UU. y a los 15 años entra en el juniorado en Missouri. Tras su noviciado, enseña español, inglés y religión en el Cretin High School en St. Paul, Minnesota, durante tres años. En 1969 es enviado a Nicaragua, donde además de dictar clases, ayudaba a construir escuelas, pues tenía una gran habilidad en ese tipo de labores. Entretanto, durante la revolución sandinista en 1979, los superiores lo retiran del país temiendo por su seguridad.

Regresa el hermano Miller a Cretin High School, pero en enero de 1981 es enviado a Guatemala, donde se entrega a la enseñanza en una escuela secundaria en Huetenango. También ayudaba allí en un centro de formación de jóvenes indígenas.

Mientras realizaba reparaciones en una escalera, en la tarde del 13 de febrero de 1982, tres hombres encapuchados dispararon varias veces sobre el religioso. Su muerte fue inmediata. Es enterrado en Polonia, Wisconsin.

Con información de Catholic News Services