¿Para bajar violencia? "Enseñar en las escuelas los 10 mandamientos": obispo de Uruguay

 

1.jpgMinas (Miércoles, 07-11-2018, Gaudium Press) Mons. Jaime Fuentes, obispo de Minas en Uruguay, es directo, propone volver a lo fundamental: "De todos los días: homicidios, femicidios, asaltos, rapiñas, copamientos, robos, fraudes, golpes, suicidios... e ainda mais. Uno se pregunta: ¿no será hora de empezar a enseñar en las escuelas los 10 Mandamientos que Dios dio para vivir en paz?", escribió el prelado en su cuenta de Twitter.

Sin educación, la represión se muestra insuficiente: "Pertenece a la tradición más elemental que tienen las personas. A mi forma de ver, con medidas represivas, haciendo más cárceles, ya se vio que no se va a ninguna parte sino que todos los días aumenta el grado de violencia", expresó.

Los 10 mandamientos han sido regla básica del relacionamiento humano, es "una base esencial de la convivencia respetar a una ley que está más allá de los partidos políticos o el gobierno de turno".

¿Violación de la laicidad?

Mons. Fuentes dijo que hay una aplicación errónea del principio de la laicidad.

"Se entiende como la prohibición de hablar de Dios en los centros educativos y ese me parece un atentado a la sabiduría. Es un gran atraso ignorar que hay unas reglas de funcionamiento del ser humano que fueron dadas hace muchos siglos y que tienen validez perenne", expresó.

La laicidad verdadera es un respeto por el hecho religioso diverso. "Pero seguimos empeñados en que la laicidad se trata de una prohibición de hablar de Dios. Eso no puede ser".

Predicar los mandamientos es una necesidad imperativa ante la gravedad de la situación actual

El alejamiento de la sociedad de los 10 mandamientos, tiene consecuencias desastrozas: "El cuarto mandamiento dice ‘honrar padre y madre' y resulta que la violencia doméstica es un tema de terror. El quinto mandamiento dice ‘no matarás' y es una barbaridad lo que sucede con los homicidios. Séptima mandamiento: ‘No robarás' y hay corrupción en todos lados. Y el octavo mandamiento es ‘no mentirás' y nadie lo cumple".

Es claro para el prelado que el problema trasciende el Uruguay y abarca al mundo entero. "¿Cuál es la base común que nos hermana a todos? Los diez mandamientos. Bueno, volvamos a ellos con la necesidad de explicarlos a fondo", puntualizó.