El momento del sufrimiento puede trasformase en tiempo de gracia, dice el Papa en mensaje a los enfermos

 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 02-01-2012, Gaudium Press) En preparación para la próxima Jornada Mundial del Enfermo que se llevará a cabo en el santuario mariano Attönting, Alemania, el 11 de febrero de 2013, en el Mensaje por ocasión de la 20ª edición de la Jornada del próximo 11 de febrero, el Santo Padre recordó la importancia de los "sacramentos de curación" en la vida de los fieles. "En la aceptación generosa y amorosa de toda vida humana, especialmente de los débiles y enfermos, el cristiano expresa un aspecto importante de su testimonio evangélico, a ejemplo de Cristo, que se inclinó sobre el sufrimiento material y espiritual del hombre para curarlo". Así escribió Benedicto XVI en su mensaje sobre el tema: "¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado! (Lucas 17:19)", publicado hoy en italiano en el sitio web del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud.

2012-01-01T123648Z_1553548165_GM1E8111LFB01_RTRMADP_2_POPE.jpg
El momento del sufrimiento puede ser el momento para repensar la propia vida, dijo el Papa

El Día Mundial del Enfermo se celebra anualmente en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, patrona de los enfermos. El tema de la edición 20ª, "¡Levántate y vete, tu fe te ha salvado! (Lucas 17:19)", afirmación de Jesús en el Evangelio de San Lucas sobre la curación de los diez leprosos, nos ayuda a "tomar conciencia de la importancia de la fe de aquellos que, agobiados por el sufrimiento y la enfermedad, se encuentran cerca del Señor. "

La fe en el proceso de curación

En su mensaje, el Santo Padre hizo hincapié en la importancia de la fe en el proceso de curación de un enfermo. "Quien, en su propio sufrimiento y enfermedad -escribe- invoca al Señor, tiene la certeza que su amor nunca le abandona, y que también el amor de la Iglesia, prolongamiento en el tiempo de su obra de salvación, nunca falla. La curación física, expresión de la salvación más profunda, revela así la importancia que el hombre, en su totalidad de alma y cuerpo, tiene para el Señor. "

Los "sacramentos de curación", el de la Penitencia y la Unción de los enfermos, nos ayudan a comprender la combinación entre la salud física y la sanación de las heridas del alma. Por lo tanto, "la Iglesia, continuando la proclamación del perdón y la reconciliación que Jesús hizo resonar, no deja de invitar a toda la humanidad a convertirse y a creer en el Evangelio".

Además, con este binomio, salud física-salud del alma, la Iglesia recuerda el mensaje salvador de Jesús, que "no vino para condenar sino para perdonar y salvar, para dar esperanza incluso en la más oscura noche del sufrimiento y el pecado, para dar vida eterna". Es Dios misericordioso, que "no cierra su corazón a ninguno de sus hijos, sino les espera, los mira, los alcanza allá donde la negativa de la comunión los encarcela en el aislamiento y la división, los llama a reunirse alrededor de su mesa, en la alegría de la fiesta de perdón y la reconciliación".

 

"El momento del sufrimiento -continúa el Papa- en el que podría haber una tentación de ceder al desaliento y la desesperación, pueden llegar a ser tiempo de la gracia para volver a entrar en sí mismos y, como el hijo pródigo de la parábola, repensar la propia vida, reconociendo los errores y fracasos, para sentir la nostalgia del abrazo del Padre, y reemprender el camino a su casa. Él, en su gran amor, siempre y de cualquier modo vela por nuestras vidas y nos espera para ofrecer a cada hijo que regresa a él, el don de la reconciliación y de la alegría".