Episcopados europeos piden más empeño de la UE en la lucha contra la pobreza en el continente

 

Comece.jpgBruselas (Jueves, 30-09-2010, Gaudium Press) La Comece -Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea- presentará en el Parlamento Europeo, en Bruselas, este jueves, un documento que habla sobre una reducción de las medidas de lucha contra la pobreza por parte de la Unión Europea. La información es de la Radio Vaticana.

El análisis de la Comece, cuyo documento fue elaborado en asocio con la Cáritas Europa, las organizaciones cristianas de la federación Eurodiaconia y la Conferencia de las Iglesias Europeas, forma parte de las medidas del Año Europeo de combate a la pobreza y la exclusión social.

De acuerdo con el documento titulado "No negar la justicia a los pobres", la Unión Europea había asumido el compromiso, en el 2000 -basada en las Metas del Milenio de la ONU-, de reducir la pobreza y la exclusión social hasta el 2010. Los Episcopados reclaman, entretanto, que se hizo muy poco para alcanzar este objetivo y que el 17% de la población europea, 84 millones de personas, aún son indigentes. El año pasado, jefes de Estado, a su vez, se habían comprometido en disminuir ese número a 20 millones de personas.

La Comece hace cuestionamientos y pide cambios en las políticas adoptadas hasta ahora. Según la portavoz, Johanna Touzel, fueron los más pobres quienes se vieron más afectados por los efectos de la crisis económico-financiera del 2008, lo que es inadmisible.

"Los pobres no deben ser considerados como objetos, sino protagonistas, involucrados en los proyectos de solidaridad y participación. Las experiencias de voluntarios de las diócesis, organizaciones católicas y misioneros pueden indicar caminos nuevos, más eficaces, sobre todo en un momento históricamente difícil, marcado por las consecuencias de la crisis económica internacional iniciada en el 2008", afirmó.

"No podemos permitir que los pobres y los más vulnerables de nuestra sociedad se conviertan en víctimas de esta crisis. No podemos hacer caer sobre las futuras generaciones la tarea de arreglar nuestros errores", declaró, en junio, Mons. Adrianus van Luyn, Presidente de la Comece, durante un encuentro con los jefes de Estado y Gobierno.

En la ocasión, el prelado declaró que la pobreza no es solamente una condición material, sino también un hecho espiritual de aislamiento.