La Orden de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos

 

aparicion_del_apostol_san_pedro.jpg
Aparición de San Pedro a San Pedro Nolasco, según Zurbarán

Bogotá (Martes-01-06-2010, Gaudium Press) Una orden religioso-militar se fundó en la Europa del siglo XIII, casi simultáneamente con la de los mendicantes franciscanos y la de los predicadores dominicos, en un momento crítico de la Cristiandad, cuando el sueño de un Papa le hizo ver que la iglesia de San Juan de Letrán parecía derrumbarse: La Real, Celestial y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más tarde conocida simplemente como Los Mercedarios.

La idea fue de la propia Virgen María cuando tuvo la gentileza de aparecérsele a un buen hombre de prestante fortuna y posición social, aunque no noble, mercader de oficio y fervoroso católico de ejemplar vida, que precisamente por razones de su trabajo venía dándose cuenta de que los cristianos cautivos por la piratería sarracena en el mediterráneo, bien pronto perdían la fe y se hacían fanáticos musulmanes.

Virgen de la Merced.jpg
Virgen de la Merced

Sin que nadie se lo pidiese expresamente, Pedro Nolasco aprovechaba cualquier transacción comercial con los musulmanes para comprar tres o cuatro cautivos esclavizados, y traerlos rescatados de vuelta a Europa. Inspirado por la gracia, fue vinculando colegas del oficio mercantil para que de su cuenta hicieran lo mismo. Así nació una especie de liga cristiana dedicada a ese tipo de apostolado. Eso conmovió ciertamente las entrañas maternales de la Santa Madre de Dios que en dos ocasiones se le apareció a Nolasco y le sugirió la idea de crear una orden con la finalidad expresa de hacerle la merced a los pobres prisioneros-esclavos de los sarracenos, de traerlos de vuelta a casa y a la fe.

Entonces el Papa de aquel entonces aprobó la idea en 1235 dándoles el reglamento de San Agustín en las categorías de religiosos y caballeros, investidos respectivamente por el Obispo y el Rey en lo canónico como en lo militar.

Los mercedarios habían sido un gran apoyo para Jaime I de Aragón llamado el conquistador, que habiendo sido formado de niño por los Templarios, había luchado por librar a Valencia y Mallorca de piratas sarracenos. Apenas unos pocos años después aparecería la rama femenina inspirada por una mujer de la nobleza catalana: María de Cervelló, canonizada en 1.692.

Aunque dos siglos más tarde los mercedarios se convertirían enteramente en una orden clerical y mendicante, nunca renunciaron al radical cuarto voto que agregaron a los de pobreza, obediencia y castidad: Disposición de darse como rehén o entregar la vida a cambio de la de un cristiano a punto de perder su fe.

nolasco.jpgLos Mercedarios apoyaron a los dominicos y al rey de Francia en su lucha doctrinal y militar contra los albigenses, vinieron a América en el segundo viaje de Colón, difundieron por doquier la devoción a la Virgen de las Mercedes y fueron los primeros en la historia que dieron la idea de velar por los derechos humanos de los cautivos y los prisioneros, pero no simplemente mediante gestiones jurídicas internacionales, sino entregando con abnegación y valentía la propia vida. Su historia es una constelación de hombres y mujeres -muchos de ellos anónimos, que tomaron muy en serio esa vocación hasta el martirio, lo cual supera de lejos cualquier de las instituciones laicas contemporáneas que intentan seguir sus pasos.

Por Antonio Borda