Abby Johnson comparte testimonio provida en Santuario de la Divina Misericordia en Polonia

 

Cracovia (Jueves, 13-02-2020, Gaudium Press) La activista provida estadounidense Abby Johnson, cuyo testimonio inspiró la reciente película titulada Unplanned (Inesperado), compartió su testimonio en el Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia, Polonia. Tras recordar las impactantes experiencias que la llevaron a arrepentirse de haber trabajado en la principal organización abortista de Estados Unidos, Johnson hizo un fuerte llamado a los católicos locales a actuar para corregir la actual legislación polaca en materia de aborto. "Por favor, hagan algo", exhortó. "Hagan todo lo que esté en su poder para descartar este compromiso. Nunca pueden ceder ante el mal".

ABBY JOHNSON GAUDIUM PRESS.jpg
Abby Johnson, durante su testimonio en el Santuario de la Divina Misericordia. Foto: Arquidiócesis de Cracovia.
En su estancia de dos días en Polonia, la activista se informó sobre los casos en los cuales el procedimiento de aborto es legal en el país y se mostró consternada por la práctica médica local que admite el infanticidio en casos de abortos fallidos. "¿Qué está haciendo la gente acerca de esto? ¿Qué está haciendo usted acerca de esto?", cuestionó. "Niños pequeños son ahogados en sus hospitales. Niños que sobrevivirían con poca ayuda y vivirían normalmente".

La activista motivó a la Iglesia a mantenerse fuertemente involucrada en la lucha contra el aborto, orar y actuar para frenar la tragedia, que ha avanzado de manera preocupante en otros países. "Uno cree que esto nunca sucederá en Polonia, pero ya está tocando a su puerta", alertó. "Hay personas en el parlamento que esperan firmar la ley del aborto. Se aproximan elecciones en su país. ¿Van a votar por la vida?".

Johnson animó a un testimonio firme de los católicos, quienes no pueden negociar con el tema del aborto. "Desde el principio, el aborto es pura maldad y no es aceptable bajo ninguna circunstancia. Sin excusas, sin compromisos", expuso la activista, quien recordó las palabras de San Juan Pablo II. "No tengas miedo. Dios no nos dio un espíritu de miedo, nos dio un espíritu de fuerza. Usa esta fuerza para defender a los más pequeños que no pueden defenderse. Defiéndelos. El mundo entero te está mirando, Polonia. Te miramos y esperamos que luches, que hagas lo que debes hacer. Esperamos que te levantes y comiences a actuar, defendiendo la vida no nacida", concluyó.

Con información de KAI.