Estas mujeres ofrecen 10 mil horas santas de oración semanal por sacerdotes de 18 países

 

Saint Paul - Minesota (Jueves, 13-02-2020, Gaudium Press) La oración es soporte y fuerza para las vocaciones. Esto es lo que han comprobado miles de mujeres que se han comprometido a rezar y realizar sacrificios por los sacerdotes del mundo a través del Apostolado Siete Hermanas, que conmemora 10 años.

Este apostolado asegura que se reza una Hora Santa cada día de la semana por la intención de un sacerdote y un obispo, labor que se realiza por grupos de siete mujeres, las "siete hermanas", que han respondido al llamado del apostolado que ya cuenta con 1360 grupos de mujeres que oran por los sacerdotes de 18 países.

Hora Santa - Juan Pablo Arias por Cathopic.png
El propósito es que 7 mujeres recen una Hora Santa cada día por un sacerdote / Foto: Juan Pablo Arias por Cathopic.

Su fundadora, Janette Howe, una enfermera que vive en Sain Paul, Minesota, EEUU, y es máster en Teología Pastoral por la Universidad Ave María, es madre, además conversa al catolicismo, en entrevista con The Catholic World Report, reproducida por Religión en Libertad, contó cómo nació este apostolado y los frutos que ha dado desde sus orígenes en 2010:

"Mi párroco era el padre Joseph Johnson, rector de la catedral de Saint Paul durante seis años. Es un sacerdote entregado, y mi Hora Santa fue una respuesta a su generosidad y un esfuerzo para ayudarle y apoyarle en su vocación. Recé una Hora Santa por él una vez a la semana durante nueve meses. Me gustaba mucho esa hora (...) Un día, mientras rezaba la Hora Santa, tuve la impresión de oír en mi corazón las palabras ‘siete hermanas'".

Howe en ese momento pensó que Dios el estaba pidiendo rezar los Siete Dolores de la Virgen, pero nuevamente sintió en su corazón, esta vez con mayor claridad: "Siete hermanas", entendiendo que Nuestro Señor le estaba pidiendo era congregar a otras seis mujeres para conformar así siete que ofrecieran una Hora Santa por el párroco.

La mujer de inmediato le contó al sacerdote lo que Dios le estaba inspirando, y éste la animó a hacerle caso al Espíritu Santo. Contactó a seis mujeres de otras parroquias quienes a su vez le dirían a otras seis, así serían siete mujeres en siete iglesias orando por un sacerdote concreto. El compromiso comprendía: rezar por el párroco y pedir que la devoción del párroco por la Virgen aumentase.

Los siete grupos se pusieron en marcha en 2011, y unos meses después ya se estaban viendo los frutos. Así lo indicó Howe:

"En junio de 2012 visité a cada uno de estos grupos para ver cómo iba. Lo que descubrí me dejó sin palabras. Las mujeres hablaron sobre todo del efecto que la oración estaba teniendo en sus vidas (...) Estas mujeres estaban más en paz, tenían el deseo de crecer en santidad y querían una mayor devoción a la Virgen (...) En algunos casos hablaron de los frutos que veían. Decían que el párroco estaba más tranquilo, que sus homilías eran más fluidas, que no estaba cansado, o que parecía fortalecido".

De esta primera experiencia, se tomó la decisión de extender los grupos, que cada día suman a más mujeres, llegando en 10 años a más de mil grupos, no solo localmente, sino en otros países.

"Buscamos un grupo comprometido de siete mujeres; cada una de ellas debe rezar una Hora Santa en uno de los días de la semana, durante un año, por un sacerdote. Así, el padre recibirá una hora santa cada día durante un año. Nuestro objetivo es ayudarlo a crecer en santidad, como también en su devoción a María", señaló Howe.

La idea es que cada vez hayan más mujeres orando por los sacerdotes, fortaleciéndolos, en lo posible, en la oración ante el Santísimo Sacramento. En este sentido, Howe ha hecho una invitación:

"Como católicos tenemos la obligación de rezar por nuestros sacerdotes. Las Siete Hermanas es un modo de hacerlo, y si este tipo de apostolado le toca el corazón, póngase en contacto con nosotras. Sin embargo, independientemente del método, por favor, no se olviden de rezar por nuestros sacerdotes".

Con información de Religión en Libertad.