Papa trata de la segunda bienaventuranza

 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 12-02-2020, Gaudium Press) Hoy, y siguiendo la secuencia de sus meditaciones sobre las bienaventuranzas en la Audiencia General, el Santo Padre medito en la segunda: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados".

Papa.png

El Pontifice dijo que de acuerdo a la Escritura "este llanto puede tener dos aspectos. El primero, la aflicción causada por la muerte o por el sufrimiento de alguien que amamos. El segundo, un llanto por el dolor de nuestros pecados, provocado por haber ofendido a Dios y al prójimo".

Este último "indica el llanto por el mal ocasionado, por el bien que no se hizo y por la deslealtad a la relación con Dios". "Aquí se llora porque no se corresponde al Señor que nos quiere tanto, y nos entristece el pensamiento del bien no hecho; éste es el significado del pecado. Ellos dicen: 'He herido a aquel que amo', y esto les duele hasta las lágrimas. ¡Bendito sea Dios si llegan estas lágrimas!", expresó Francisco.

La diferencia entre el dolor de Judas y el de San Pedro: Judas no aceptó su equivocación, mientras que Pedro "miró a Jesús y lloró", en "un llanto que purifica y que renueva.

"Comprender el pecado es un regalo de Dios, es una obra del Espíritu Santo. Nosotros, solos, no podemos entender el pecado. Es una gracia que debemos pedir. Señor, que comprenda el mal que he hecho o puedo hacer. Este es un gran regalo y después de entenderlo, viene el grito de arrepentimiento", dijo el Papa.

No cansarse de pedir perdón

El Papa insistió en un pensamiento ya expresado con anterioridad, y es el de que el hombre no debe cansarse de pedir perdón:

"Dios siempre perdona, no lo olviden; no olvidemos esto. Dios siempre perdona, incluso los pecados más feos. Siempre. El problema está en nosotros, que nos cansamos de pedir perdón. Ese es el problema. Cuando uno se cierra y no pide perdón. Y Él está ahí para perdonar", dijo.

Exhortación apostólica

Hoy fue dada a luz la Exhortación Apostólica Querida Amazonía, a raíz de la pasada Asamblea del Sínodo de la Amazonía.

Para conocer el documento, hacer clic aquí.