Se conmemoró en Roma Jornada Diocesana del Enfermo recordando a San Juan Pablo II

 

Roma (Lunes, 10-02-2020, Gaudium Press) En unión con la Jornada Mundial del Enfermo, que la Iglesia Católica conmemora el 11 de febrero en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, se ha celebrado en Roma la Jornada Diocesana del Enfermo.

El evento ha tenido lugar el domingo 9 de febrero en el Santuario diocesano del Divino Amor, siendo organizado por el Centro diocesano para la Pastoral Sanitaria, en unión con la Obra Romana de las Peregrinaciones (ORP) y la Unión Nacional Italiana de Transporte de Enfermos a Lourdes y Santuarios Internacionales (Unitalsi).

Dicoesi di Roma.jpg
El Cardenal Angelo De Donatis presidió una Eucaristía en la Joranda Diocesana del Enfermo / Foto: Diócesis de Roma.

Mons. Paolo Ricciardi, Obispo Auxiliar de Roma y Delegado para la Pastoral Sanitaria en un video mensaje difundido por la diócesis romana comentó antes del evento que la jornada diocesana es "una ocasión que se ha convertido en una tradición para que nuestra ciudad, nuestra diócesis pueda dar un signo de atención a los enfermos orando por ellos y con ellos".

La jornada se ha celebrado en torno al tema "Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso", tomado del Evangelio de Mateo 11,28; y en unión al plan pastoral que se desarrolla en la diócesis romana. Sobre ello también se ha referido Mons. Ricciardi:

"La Iglesia de Roma está este año particularmente empeñada en escuchar el ‘grito de la ciudad', el grito de tantos enfermos que no tienen voz. Pensamos en los enfermos que están en sus casas, en los hospitales, en nuestras comunidades".

Así, - prosiguió el obispo auxiliar en el video - , el evento ha sido "una invitación a cada uno ha dejarse sanar en el corazón, en el alma, para ser nosotros sanadores de los otros, poniendo nuestro servicio, nuestra atención premurosa".

La celebración comenzó a las 15:30 horas con un momento de oración en el que se recordó de modo especial a San Juan Pablo II, en vista de la celebración este 2020 de su centenario de nacimiento. El santo pontífice fue testimonio también desde la enfermedad.

Al término del momento de oración ocurrió una solemne Eucaristía presidida por el Cardenal Angelo De Donatis, Vicario del Papa para la Diócesis de Roma; tras la cual tuvo lugar una procesión de antorchas partiendo desde el Santuario Nuevo hasta el Santuario Antiguo.

Un Jornada instituida por San Juan Pablo II

La Jornada Mundial del Enfermo fue instituida por San Juan Pablo II el 13 de mayo de 1992, para que se celebre cada año el 11 de febrero, en la solemnidad de la Virgen de Lourdes. Así fue el deseo del pontífice polaco:

"He decidido instituir la Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el 11 de febrero de cada año, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes (...) La celebración anual de la Jornada Mundial del Enfermo tiene, por tanto, como objetivo manifiesto sensibilizar al pueblo de Dios y, por consiguiente, a las varias instituciones sanitarias católicas ya la misma sociedad civil, ante la necesidad de asegurar mejor asistencia posible a los enfermos".

El propio San Juan Pablo II fue testimonio ante la enfermedad. Sobe ello también se refirió Mons, Ricciardi, esta vez citado en nota de prensa de la Diócesis de Roma:

"San Juan Pablo II ha dado una fuerte contribución con la vida y con el ministerio petrino a este ámbito así delicado y precioso, para la Iglesia y toda la sociedad. Continúa siendo presente en modo eficaz con su intercesión".

Con información de la Diócesis de Roma.