Mons. Tadeusz Wojda en aniversario de milagro eucarístico: La fe se fortalece en la Eucaristía

 

Sokolka (Martes, 08-10-2019, Gaudium Press) Once años después del Evento Eucarístico de Sokolka, en el que una hostia consagrada se transformó visiblemente en carne, Mons. Tadeusz Wojda, Arzobispo de Bialystok, Polonia, presidió las celebraciones del aniversario del portento. En su predicación, el prelado subrayó que la fe de los creyentes se fortalece en la Eucaristía.

SOKOLKA ANIVERSARIO MILAGRO EUCARISTICO GAUDIUM PRESS.jpg
Adoración Eucarística en el 11 anivesario del evento eucarísitico de Sokolka. Foto: Arquidiócesis de Bialystok.
"Jesús fortalece esta fe en la Eucaristía, especialmente en tiempos difíciles para los creyentes, como ha sucedido en eventos recientes en nuestra patria", manifestó Mons. Wojda. "El espíritu maligno quiere debilitar esta fe, y quizás también sacarla de los corazones. Sin embargo, recordemos que un corazón fiel a Dios es un corazón fuerte en Dios, y una vida fundada en Jesucristo es una vida construida sobre la roca". El Arzobispo recordó que la Eucaristía es "el alimento sagrado que siempre debemos recibir con un corazón purificado, un corazón reconciliado, en una actitud de humildad, gratitud y adoración".

El prelado indicó a los fieles que el suceso eucarístico es una intervención de Dios que manifiesta la cercanía y cuidado que tiene para su pueblo en medio de circunstancias a menudo contrarias a la fe. "Jesús no es alguien de hace 2.000 años, sino alguien que sigue vivo, activo, alguien que se preocupa constantemente por su pueblo", predicó. "Los habitantes de Podlasie somos su pueblo. Él vino a nosotros porque nos conoce a cada uno personalmente, conoce a todos por su nombre, conoce nuestros asuntos, nuestras dificultades y males, conoce nuestros puntos buenos y débiles, conoce nuestro corazón, conoce nuestras acciones".

Al final de la Eucaristía, tras el rito de Comunión, se realizó una procesión con la Partícula del Cuerpo en la que se evidenció el milagro para llevarla al altar mayor. Los fieles adoraron el Santísimo Sacramento y Mons. Wodja impartió la Bendición solemne con el Santísimo Sacramento. El prelado recordó que el consentimiento al culto del evento eucarístico cuenta con la aprobación de la Iglesia y que la Arquidiócesis reiteró su petición a la Santa Sede de reconocer oficialmente el hecho como milagro. "Cualquiera sea la posición de la Santa Sede, sin embargo, no cambia nada, porque un documento más o un documento menos no cambia la realidad", expresó el Arzobispo. "La cuestión clave es cuánto creemos que aquí Jesús nos dejó una parte de su corazón y preguntarnos qué quería decirnos".

Con información de KAI.