Creyentes filipinos desafían amenazas terroristas y llenan templos en Eucaristías dominicales

 

Manaoag (Martes, 13-08-2019, Gaudium Press) Una amenaza terrorista emitida por grupos afiliados al Estado Islámico en la provincia de Pangasinan, en el norte de Filipinas, probó no ser suficiente para que los católicos locales abandonaran la asistencia a la Eucaristía. El día 11 de agosto, los templos locales se llenaron, mientras que la Basílica Menor de Nuestra Señora del Santísimo Rosario fue protegida con un operativo especial de las autoridades.

BASILICA NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO MANAOAG GAUDIUM PRESS.jpg
 Basílica Menor de Nuestra Señora del Santísimo Rosario en Manaoag, Filipinas. Foto: Iubilaeum Misericordiae
La amenaza terrorista fue incluída en un memorándum interno del ejército y se alertaba de un posible ataque en varias regiones del norte del país. El documento fue filtrado a la prensa, incluyendo la descripción de una "ciudad cruzada" y de "templos cruzados" que serían objeto de atentados según los grupos terroristas. Los militares se desplegaron en las inmediaciones de varios templos y se hicieron revisiones con perros antiexplosivos para descartar objetos sospechosos.

Sin embargo, ni la información ni el aparente clima de tensión frenaron a los fieles. "Estoy feliz de que la gente comprobó que su fe es más fuerte que su temor", indicó el P. Anthony Eudela, Prior de la Basílica, quien destacó la alta asistencia de los creyentes a la Eucaristía dominical, según informó Aleteia. El sacerdote descartó la posibilidad de suspender las celebraciones. "Nosotros simplemente oramos, oramos y oramos; no hay nada más qué hacer".

Además de haber motivado, al parecer, una más alta afluencia de católicos a las Eucaristías, las amenazas terroristas motivaron actos de apoyo por parte de creyentes musulmanes que se presentaron en las afueras de la Basílica con mensajes de condena al terrorismo y la violencia. Esta presencia motivó un mensaje de agradecimiento por parte del Arzobispo de Ozamiz, Mons. Martin Jumoad.

La fidelidad de los católicos a la asistencia a la Eucaristía a pesar de las amenazas es notable debido a que ya se registró un grave ataque terrorista a una Catedral en 2019. El día 27 de enero, 22 creyentes perdieron la vida y 82 resultaron heridos cuando la Catedral de Nuestra Señora del Carmen en Jolo fue objeto de dos explosiones mientras los creyentes se encontraban en el templo para celebrar la Eucaristía dominical.

Con información de Aleteia.