Entra en vigor Nuevo Ordenamiento Jurídico del Vaticano

 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 10-06-2019, Gaudium Press) A partir del viernes 7 de junio entró en vigor el nuevo Ordenamiento Jurídico que deberá conducir el Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Este nuevo Ordenamiento Jurídico fue aprobado por el Papa Francisco en diciembre de 2018. Con él, según las autoridades vaticanas, se le da más transparencia y simplicidad a la institución.

La nueva legislación substituye el ordenamiento jurídico que había sido aprobado por Juan Pablo II en el año 2000.

Vaticano.jpg

La comisión establecida para ejecutar la redacción de la nueva ley del Estado del Vaticano inició sus trabajos en marzo de 2017, bajo orientación del cardenal Giuseppe Bertello, presidente de la Comisión Pontificia para el Estado del Vaticano y también presidente de la Gobernación del Estado.

Reorganización General

Francisco explica que, desde el inicio de su pontificado (marzo de 2013) sintió la necesidad de una "reorganización general" del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano para responder mejor "a las exigencias actuales" y continuar garantizando "independencia absoluta y visible" de la actividad de la Santa Sede y del Papa, en el plano internacional.

Racionalizar, economizar, simplificar

De acuerdo con el 'Motu Proprio' que estableció el nuevo Ordenamiento Jurídico, la reforma legislativa busca racionalizar, economizar y simplificar las estructuras existentes, siguiendo para eso criterios de "funcionalidad, transparencia, coherencia normativa y flexibilidad organizativa".

"Unidad de Control e Inspección"

Para asegurar una mayor transparencia, Francisco determinó la institución de una "Unidad de Control e Inspección" en el ámbito de la Gobernación.

En la nueva legislación que regirá el Vaticano, el Papa determina la reducción de los organismos actualmente en funcionamiento, pasando de nueve a siete direcciones y de cinco a dos organismos centrales (Departamento de Personal y Departamento Jurídico).

La nueva ley responsabiliza a los titulares de las Direcciones y los Departamentos por los resultados alcanzados de cara a los objetivos atribuidos, por la seguridad de los lugares de trabajo y por la protección de los datos. (JSG)