Comenzó en Cantalapiedra, España, Año Jubilar del Sagrado Corazón

 

Cantalapiedra - Salamanca (Lunes, 10-06-2019, Gaudium Press) El Monasterio de las Clarisas de Cantalapiedra, Provincia de Salamanca, España, ha dado inicio a un Año Jubilar. El tiempo de gracia, cuya apertura ocurrió el 1 de junio pasado, se extenderá hasta el 31 de mayo de 2020 para conmemorar los 100 años de la fundación del claustro dedicado al Sagrado Corazón.

El acto de inauguración del jubileo comenzó con la apertura de la Puerta Santa del Monasterio a cargo del Obispo de Salamanca, Mons. Carlos López, quien luego presidió una solemne Eucaristía.

Durante la homilía el prelado enfatizó que el Año Jubilar del Sagrado Corazón es ocasión para fijar la mirada en el Corazón traspasado de Jesús, quien "es el camino para experimentar y acoger el amor salvador de Dios y la fuente para aprender a amar", tal como "Jesús nos ha amado".

Medios de Comunicación Social Diocesis Salamanca-Foto-Óscar García.jpg
Mons. Carlos López, Obispo de Salamanca, dando apertura a la Puerta Santa del Monasterio de las Claridas en Cantalapiedra / Foto: Óscar García - MCS Diócesis de Salamanca.

Indicó, además, que este tiempo será oportunidad para "contemplar el misterio del corazón de Dios que se conmueve y derrama todo su amor sobre la humanidad. Un amor misterioso, una inconmensurable pasión de Dios por el hombre".

En este sentido, Mons. López recordó que es el Corazón de Jesús, su costado traspasado, "la fuente que hemos de beber para alcanzar el verdadero conocimiento de Jesucristo y experimentar más profundamente su amor y el amor del Padre que en Él se nos manifiesta".

"Así podremos vivir de la experiencia de ese amor y dar testimonio a los demás", añadió el Obispo de Salamanca, para posteriormente referirse al anhelo de la Iglesia diocesana en este Año Jubilar, que es el de introducir a todos "en el misterio de la misericordia de Dios".

"Cristo mantiene siempre abierta la puerta de su corazón y no se cansa de repetir que nos ama y quiere compartir con nosotros su vida. De su costado abierto en la cruz corre sin parar el gran río de la misericordia", complementó el prelado.

Tras la Eucaristía del inicio del Jubileo, ya en la tarde del 1 de junio, se realizaron otros actos en la parroquia de Cantalapiedra con momentos de oración y la consagración a la Virgen de la Misericordia. La jornada culminó con un recorrido visual en el Monasterio de las Clarisas en el que se recordó los inicios de la fundación y su trayectoria hasta hoy.

Durante el tiempo jubilar será posible obtener la Indulgencia Plenaria que otorgó la Santa Sede con motivo del centenario del Monasterio de las Clarisas. Esta gracia se puede lucrar hasta el 31 de mayo de 2020, cuando termine el Año Jubilar, cumpliendo las condiciones acostumbradas que son: Confesión Sacramental, Comunión Eucarística y orar por las intenciones del Santo Padre; además de peregrinar al Monasterio de las Hermanas Clarisas de Cantalapiedra.

La Indulgencia podrá ser alcanzada por las hermanas de la Orden de Santa Clara y todos los fieles cristianos que movidos por espíritu de caridad y verdaderamente arrepentidos peregrinen a la iglesia conventual y participen allí de alguna ceremonia jubilar, permaneciendo ante el Santísimo Sacramento en considerable espacio de tiempo, finalizando la adoración con la oración del Padre Nuestro, el Credo e invocaciones al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

Tal Indulgencia también se puede aplicar por las almas del Purgatorio y ser alcanzada por quienes se encuentren enfermos e impedidos para visitar el templo jubilar, siempre y cuando "con consiente detestación de todo pecado y con la intención de cumplir lo antes posible las tres condiciones acostumbradas, realizaren una visita de forma espiritual con deseo de corazón y recitaren las preces descritas", como explica Mons. López en carta dirigida con motivo del Año Jubilar.

Con información de la Diócesis de Salamanca.