El Espíritu Santo es "quien pone orden en el frenesí": Papa en la solemnidad de Pentecostés

 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 10-06-2019, Gaudium Press) En la solemnidad de Pentecostés, celebrada en la Plaza de San Pedro, el Pontífice Romano recordó algunos puntos de la teología sobre el Espíritu Santo, que nos animan a ser cada vez más sus devotos.

Es el Paráclito "quien pone orden en el frenesí", dijo el Papa, explicando que "vivimos en un continuo nerviosismo que nos hace reaccionar mal a todo", queriendo soluciones ‘rápidas', "una pastilla detrás de otra para seguir adelante, una emoción detrás de otra para sentirse vivos"; pero esto no soluciona de fondo.

2.png

Por el contrario, es el Espíritu Santo "la paz en la inquietud, la confianza en el desánimo, la alegría en la tristeza, la juventud en la vejez, el valor en la prueba": en Él debemos confiar.

El Espíritu Santo es la causa de las grandes resurrecciones del alma: Los apóstoles, "aquellos jóvenes que poseídos por la incertidumbre pensaban que habían llegado al final, fueron transformados [en Pentecostés] por una alegría que los hizo renacer": esto fue obra "del Espíritu Santo". El Paráclito llevó la armonía al colegio apostólico, "porque Él es armonía", Él es la unidad en la diversidad.

Los apóstoles y discípulos convivieron con Jesús resucitado, pero esto no les fue suficiente para recomponer su espíritu: "No sirve de nada saber que el Resucitado está vivo si no vivimos como resucitados". Es el Espíritu Santo el que hace "que Jesús viva y renazca en nosotros" y el que "nos resucita por dentro", afirmó Francisco.

La paz no consiste tanto en librarnos de los problemas, sino fundamentalmente en recibir al Espíritu Santo: "Cuántas veces nos quedamos en la superficie y en lugar de buscar el Espíritu tratamos de mantenernos a flote, pensando que todo irá mejor si se acaba ese problema, si ya no veo a esa persona, si se mejora esa situación"; entretanto, "una vez que termina un problema, vendrá otro y la inquietud volverá". En cambio, sí encontraremos la paz en Jesús y su Espíritu.

Con información de Vatican News