Europarlamentario celebra la llegada de Asia Bibi a Canadá y afirma que la perseverancia da resultado

 

Varsovia (Martes, 14-05-2019, Gaudium Press) Marek Jurek, un Europarlamentario polaco que en reiteradas ocasiones abogó por la liberación de Asia Bibi, la creyente católica acusada injustamente de blasfemia y condenada a muerte, celebró su liberación y final arribo a Canadá, donde se refugiará junto a su familia. El funcionario indicó que la persistencia de los esfuerzos dio finalmente fruto y constituye una señal de esperanza.

ASIA BIBI GAUDIUM PRESS.jpg
Asia Bibi, la creyente condenada a muerte en Pakistán y liberada después de nueve años de prisión. 
"Estoy feliz de haber podido estar entre cientos de personas de buena voluntad que tomaron medidas políticas y diplomáticas para liberar a Asia Bibi", expresó el Europarlamentario a la agencia KAI. " Es un signo de que en las peores situaciones la persistencia y la solidaridad dan resultados. Es una pena que sea tan tarde". Jurek se refirió de esta forma a la permanencia en prisión de la madre de familia durante más de nueve años, en espera de una absolución a la que se interpusieron todo tipo de obstáculos a causa de las presiones de grupos radicales.

Entre las acciones diplomáticas de Jurek figuran entrevistas con tres embajadores sucesivos de Pakistán en Polonia y con representantes pakistaníes ante la unión Europea. Además, visitó el país para asistir a encuentros sobre la inocencia de Asia Bibi en Islamabad y Lahore y apoyó las campañas del Movimiento Político Cristiano Europeo en favor de la liberación de la creyente.

Pakistán aún presenta graves desafíos para la libertad religiosa, en un ambiente en el cual se identifica el cristianismo con los poderes de Occidente, que son rechazados por grandes sectores de la población. Los grupos radicales presionan para que el gobierno abandone la democracia y la protección de las minorías cristianas e instituya la Sharia (ley religiosa islámica). Pakistán ha sido el receptor de numerosos refugiados de Afganistán, y se calcula que actualmente residen en el país 1.5 millones de afganos, a quienes recientemente se les ha prometido acceso a la ciudadanía. Según datos del gobierno, más del 90 por ciento de los ataques terroristas del país son rastreados hasta los campos de refugiados afganos o a la frontera con Afganistán.

Con información de KAI.