Domingo del Buen Pastor: Papa ordena 19 sacerdotes

 

Ciudad del Vaticano (Martes, 14-05-2019, Gaudium Press) Este domingo del Buen Pastor, en la celebración de la 56º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, la Diócesis de Roma pasó a tener 19 sacerdotes más.
Fueron ordenados en la Basílica de San Pedro por el Papa Francisco, como Obispo de Roma.

En la Misa de ordenación concelebraron con el Papa los Cardenales Angelo De Donatis, Vicario de Roma, y Santos Abril y Castellò, arcipreste emérito de la Basílica de Santa María Mayor.

Ordenación en Roma.jpg

Entre los 19 neosacerdotes están 15 italianos y cuatro originarios de Perú, Haití, Japón y Croacia. Ocho de ellos pertenecen a la Fraternidad Sacerdotal de los Hijos de la Cruz; uno es miembro de la Familia de los Discípulos; dos provienen del Pontificio Seminario Mayor Romano y ocho del Colegio Diocesano Redemptoris Mater.

Homilía de la ordenación

En la "Homilía ritual" prescrita para la ordenación presbiteral y que está toda prevista en el Pontifical Romano, Francisco colocó algunos agregados.

Francisco improvisó:

"Consideren que ejerciendo el ministerio de la doctrina sagrada, ustedes serán partícipes de la misión de Cristo, el único maestro. Esto no es una asociación cultural, no es un sindicato: ustedes serán envueltos en el misterio de Cristo".

Más adelante, improvisó de nuevo para recomendar:

"Nunca se puede hacer una homilía, una predicación sin mucha oración, con la Biblia en la mano. ¡No se olviden de esto!", dijo, invitando a los nuevos sacerdotes a ser "hombres de oración, hombres de sacrificio".

El Pontífice pidió "proximidad" a los nuevos sacerdotes:

"Sean próximos de Dios en la oración, próximos al obispo, que es su padre, próximos en el sacerdocio como hermanos, sin ‘codearse' uno contra el otro; próximos al pueblo de Dios, teniendo siempre delante de los ojos el ejemplo de Cristo, el buen pastor que no vino para ser servido, sino para servir".

"Estén atentos en la celebración de la Eucaristía; reconozcan y reflexionen sobre lo que celebren, porque participando al misterio de la muerte y la resurrección del Señor ustedes llevan la muerte de Cristo en sus miembros y caminan con él en unidad de vida".

"El Señor quiso salvarnos gratuitamente; Él mismo nos dijo: ‘Den gratuitamente aquello que recibieron gratuitamente'. La celebración de la Eucaristía es el ápice de la gratuidad del Señor. No la ensucien con intereses mezquinos".

La última improvisación del Papa fue una alerta:

"No se cansen de ser misericordiosos, tal como el Padre, tal como Jesús fue misericordioso con ustedes"; "Gasten tiempo visitando a los enfermos, intenten agradar a Dios y no a sí mismos; la alegría sacerdotal se encuentra exclusivamente siguiendo este camino: intentando agradar a Dios".
(JSG)

De la Redacción Gaudium Press, con informaciones Vatican News.