En la Vigilia de la Pascua, Camboya celebró 294 bautismos

 

Phnom Penh - Camboya (Lunes, 22-04-2019, Gaudium Press) En la vigilia de Pascua, la comunidad católica de Camboya celebró el bautismo de 294 personas.

5.jpg

Fue lo que informó Mons. Olivier Michel Marie Schmitthaeusler, Vicario Apostólico de Phnom Penh por ocasión de la Misa del Crisma celebrada el último día 9, martes.

Los 294 catecúmenos estaban así distribuidos: 154 son de la capital Phnom Penh, 80 son de la ciudad de Battambang y 60 de Kampong Cham, ambas, capitales de las provincias con el mismo nombre.

Durante la celebración de la misa de Crisma de la cual participaron cerca de 80 sacerdotes locales, el Vicario Apostólico, exhortó a los fieles a vivir su misión como bautizados y enviados, de acuerdo con el tema del próximo mes extraordinario de la misión anunciada por el Papa Francisco en 2017. Con el tema "Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo", será celebrado en octubre de 2019.

¡"Ay de mí si no anuncio el Evangelio"!

Durante la homilía, el Vicario Apostólico declaró que "en Camboya, el mes extraordinario de la misión es una especie de "señal de alerta" para la vida ordinaria de los bautizados y enviados".

"Aquí - continuó -, nuestro pequeño vicariato y nuestras pequeñas prefecturas no tienen grandes estructuras, y nuestras comunidades, muchas veces minúsculas y plantadas en medio de un campo de arroz, a los pies de una colina o en el corazón de la ciudad, no cuentan con multitudes de cristianos.

La misión es el corazón de nuestra vida de fieles, sacerdotes y religiosos.

Aquí, todo el pueblo de Dios es un apóstol, con una preocupación cotidiana, a la manera de San Pablo: ¡"Ay de mí si no anuncio el Evangelio"!

Bautizados: una obra de Dios

Después de anunciar el número de nuevos bautizados, Mons. Schmitthaeusler preguntó a los presentes:

¿Este evento "Es simplemente el resultado del trabajo de los sesenta sacerdotes presentes en Camboya, o de las centenas de religiosos y religiosas que viven aquí, o del trabajo de cerca de treinta misioneros laicos?

No, por encima de todo, es obra de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, nosotros somos este Pueblo de Dios, bautizados y enviados. Demos gracias a Dios por todos los cristianos que, como en los tiempos de los Hechos de los Apóstoles, son nuestros colaboradores más preciosos.

El sacerdote es el pastor de la comunidad que debe amar y comprender, con quien caminar para Dios. Buscamos simplemente ser pastores según el Corazón de Dios."
(JSG)