La oración mariana que sustituye al Ángelus durante la Pascua

 

Redacción (Lunes, 22-04-2019, Gaudium Press) Ha iniciado la Pascua y con ella un tiempo para dar gracias a Dios Padre, junto con Nuestra Señora, por la Resurrección de su Hijo. Una manera de expresar esa acción de gracias, así como la alegría pascual, es a través del rezo del "Regina Coeli" -"Reina del Cielo", que en el tiempo pascual sustituye la oración mariana del Ángelus.

La plegaria data del siglo XII cuando era rezada por los frailes menores, los franciscanos, quienes la pronunciaban tras el oficio de las Completas. Ya en el siglo XIII la hacen popular y la extienden por el mundo.

Pero es en el siglo XVIII cuando la antífona, que se puede cantar o rezar en coro, se comienza a rezar durante el tiempo de Pascua, iniciando el Sábado Santo hasta el domingo de Pentecostés. Así lo estableció el Papa Benedicto XIV en el año 1742.

Nuestra Señora de los Ángeles - Luis Berrueco - Museo de Arte - Querétaro - México.jpg
Nuestra Señora de los Ángeles, Museo de Arte, Querétaro, México.

Aunque su autor es desconocido, una tradición atribuye tal antífona a San Gregorio Magno, uno de los Padres de la Iglesia latina que en el año 1295 fue proclamado Doctor de la Iglesia por Bonifacio VIII. Se dice que el santo escuchó los primeros versos cantados por ángeles mientras caminaba descalzo durante una procesión en Roma.

El "Regina Coeli", como ocurre con el Ángelus, se reza durante tres veces al día: al iniciar la jornada, al mediodía y al atardecer, con el propósito de consagrar el día a Dios en manos de María Santísima.

De ahí que haga parte de los cuatro himnos del tiempo de Pascual que están incluidos en la Liturgia de las Horas que se rezan igualmente desde el Sábado Santo hasta Pentecostés. Del mismo modo, hace parte de la oración nocturna de las Completas.

Así es la antífona "Reina del Cielo":

V. Alégrate, Reina del cielo. Aleluya.
R. Porque el que mereciste llevar en tu seno. Aleluya.

V. Ha resucitado, según predijo. Aleluya.
R. Ruega por nosotros a Dios. Aleluya.

V. Gózate y alégrate, Virgen María. Aleluya.
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente. Aleluya.

V. Oremos: Oh Dios que por la Resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos por su Madre, la Virgen María, alcanzar el gozo de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Regina Coeli en latin:

V. Regina cæli, lætare; alleluia.
R. Quia quem meruisti portare; alleluia.

V. Resurrexit sicut dixit; alleluia.
R. Ora pro nobis Deum; alleluia.

V. Gaude et lætare, Virgo Maria; alleluia.
R. Quia surrexit Dominus vere; alleluia.

V. Oremus: Deus, qui per resurrectionem Filii tui Domini nostri Iesu Christi mundum lætificare dignatus es, præsta, quæsumus, ut per eius Genetricem Virginem Mariam perpetuæ capiamus gaudia vitæ. Per eundem Christum Dominum nostrum. Amen.