Réplica de imagen de Virgen Milagrosa de Badoc, Filipinas, fue obsequiada a su diócesis de origen: Nagasaki, Japón

 

Manila (Jueves, 14-03-2019, Gaudium Press) Los fieles católicos de Nagasaki, Japón, podrán volver a venerar a una advocación propia después de 400 años, gracias a un obsequio de Mons. Renato Mayugba, Obispo de Laoag, Filipinas. Se trata de la "Virgen Milagrosa de Badoc", que recibió este nombre al llegar a Filipinas tras haber sido arrojada al mar por los creyentes japoneses para evitar su profanación durante la persecución religiosa del siglo XVII.

VIRGEN MILAGROSA DE BADOC FILIPINAS GAUDIUM PRESS.JPG
Virgen Milagrosa de Badoc. Foto: Pintakasi
El prelado filipino entregó durante una visita a Nagasaki una pequeña réplica de la venerada imagen a Mons. Joseph Mitsuaki Takami, Arzobispo de Nagasaki, Japón, con la esperanza de que sea entronizada en la Catedral o venerada en el museo dedicado a los cristianos ocultos que mantuvieron la fe durante durante 250 años sin auxilio de sacerdotes ni sacramentos. "Estoy aquí para promover la devoción a la Virgen Milagrosa de Badoc - Nagasaki", indicó Mons. Mayugba al entregar el obsequio. El prelado describió que la advocación fue recibida con una "muy cálida bienvenida por parte de los descendientes de los cristianos ocultos".

Fray Pedro Vivar registró el providencial hallazgo de la imagen japonesa en Filipinas en 1764, describiendo que la escultura había sido arrojada al mar por los creyentes japoneses con el doble fin de evitar su destrucción a manos de las autoridades y evadir la persecución a causa de su fe. Los creyentes locales, que recibieron el nombre de Kirishitan, enfrentaban la pena de muerte si se rehusaban a renunciar a su fe y los misioneros fueron expulsados durante un periodo de aislamiento total del país que se prolongó 250 años. Los fieles salieron a la luz tras la llegada de sacerdotes franceses, quienes se sorprendieron al constatar que la fe se mantuvo a través del rezo del Santo Rosario, el Bautismo administrado por los miembros de las familias y las profecías sobre el regreso de los sacerdotes y cómo reconocerlos gracias al celibato, el reconocimiento de la autoridad del Papa y la devoción a la Santísima Virgen María.

La Virgen Milagrosa de Badoc recibió la solemne Coronación Pontificia de manos del Cardenal Luis Antonio Tagle y el Cardenal Orlando Quevedo el día 31 de mayo de 2018 (ver noticia anterior), mientras que en febrero de 2019 el templo de Badoc fue elevado a la dignidad de Basílica Menor en una ceremonia en la que estuvo presente el Arzobispo de Osaka, Japón, Cardenal Thomas Aquinas Manyo Maeda. Durante la visita del prelado filipino, Mons. Mitsuaki Takami destacó los muchos vínculos entre los católicos de Filipinas y Japón, citando como ejemplo la Virgen Milagrosa. Se espera que este contacto sea el primer paso de una relación especial entre las diócesis de Laoag y Nagasaki.

Con información de CBCP News.