Obispos de Camerún denuncian posible genocidio contra ciudadanos anglófonos

 

Bamenda (Jueves, 12-10-2017, Gaudium Press) Los Obispos de la provincia de Bamenda en Camerún emitieron una detallada declaración el pasado 04 de octubre sobre la situación de violencia desatada después de las protestas en las regiones occidentales del país. Los prelados afirmaron que se encuentran obligados por un deber sagrado de advertir a tiempo "para compartir con nuestros hermanos y hermanas lo que hemos padecido hasta ahora y posiblemente contribuir a la prevención de lo peor que puede estar por venir".

BAMENDA CAMERUN GAUDIUM PRESS.jpg
La región occidental de Camerún padece una grave situación de tensión  causa de la represión a los ciudadanos anglófonos que consideran la indpendencia. Foto: Amcaja
Tomando como referencia la imagen bíblica de Raquel, que llora por sus hijos, los prelados ofrecieron una lista de hechos lamentables realizados por grupos de civiles e integrantes de las fuerzas de seguridad del país en lo que calificaron como demostración de "brutalidad, tortura y trato justo e inhumano" en contra de la población anglófona que se ha manifestado en favor de la independencia. Los hechos son poco conocidos porque el estado impuso un bloqueo al Internet para obstaculizar las comunicaciones.

Los Obispos lamentaron que las autoridades no han escuchado sus llamados a contenerse, y denunciaron que los toques de queda impuestos en varios lugares han impedido a sacerdotes y fieles asistir a la Eucaristía, mientras que otros han sido atacados con gases lacrimógenos al salir de Misa. Los fieles creyeron que el apoyo del gobernador a una carta del Arzobispo traería respeto a su libertad religiosa y por ello se congregaron para la Eucaristía, explicó la declaración. "Nosotros, los Obispos de la Conferencia Episcopal Provincial Bamenda, estamos tristes y preocupados, al saber que algunos de nuestros cristianos fueron perseguidos hasta sus hogares - algunos arrestados, algunos heridos y otros (incluyendo jóvenes y ancianos indefensos) disparados a muerte, algunos desde helicópteros", afirmaron.

"Varias marchas ciudadanas en septiembre 22, que portaban carteles en contra de la violencia, fueron paradójicamente reprimidas violentamente. "Mientras algunas de las Fuerzas de la Ley y el Orden, leyendo los signos de los tiempos, no reaccionaron con violencia, otros en lugar de usar sus armas para proteger a los civiles dispararon balas reales en contra de civiles desarmados, matando a algunos e hiriendo a otros", lamentaron los prelados, quienes denunciaron la persecución de los ciudadanos anglófonos que ya no se sienten seguros en el territorio nacional y rechazaron la negación de los hechos por parte de las autoridades oficiales. "La entronización de las mentiras, no importando desde que parte de nuestro país, no ayuda en la construcción de la nación".

Los Obispos citaron otros hechos relacionados en detalle y llamaron a la reflexión a los responsables, recordando que los ataques a la vida y dignidad humanas como la tortura y el trato cruel son condenados como infamias por parte de la Iglesia y quye dichos actos "hacen más daño a quienes los practican que a aquellos que sufren las heridas". Los gestos de desprecio y humillación por parte de las autoridades humillan y desprecian a la propia nación que es rechazada por las demás naciones, indicaron, al tiempo que recordaron que cada integrante de las fuerzas posee una consciencia personal y no puede escudarse en haber cumplido las órdenes de un superior al realizar un acto intrínsecamente malo. "Recuerden, también, que incluso si el estado no los castiga por estos crímenes, la débil excusa de que estaban solamente cumpliendo órdenes no les va a ayudar frente a Dios".

Los prelados pidieron la reanudación de los servicios de educación en las regiones afectadas y la liberación de los ciudadanos arrestados durante las protestas, así como el retiro de las fuerzas militares que controlan la región a fin de buscar alternativas de diálogo para superar la situación. Los Obispos pidieron a todas las parroquias y comunidades dedicar en octubre el rezo del Santo Rosario por la paz del país y encomendaron la región a la protección de
la Santísima Virgen, Reina de los Apóstoles, Patrona Principal de Camerún.

Con información de Conferencia Episcopal Provincial de Bamenda